Warning: getimagesize(): https:// wrapper is disabled in the server configuration by allow_url_fopen=0 in /usr/home/elcarmenvigo.com/web/plugins/content/social2s/social2s.php on line 1647 Warning: getimagesize(https://lh3.googleusercontent.com/-aIn-jaCPB_M/VfspJX2XKKI/AAAAAAAAGrY/3vL1w0p6W18/s400-Ic42/Avila15_0029.JPG): failed to open stream: no suitable wrapper could be found in /usr/home/elcarmenvigo.com/web/plugins/content/social2s/social2s.php on line 1647

Amigos fuertes de Dios

El pasado día 5 de agosto un grupo de jóvenes de la Parroquia del Carmen de Vigo nos poníamos en camino rumbo a Ávila para disfrutar del Encuentro Europeo de Jóvenes (EEJ) y del Encuentro Teresiano Internacional (ETI).

En este año de celebración del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa, la ciudad que vio nacer a La Santa se vestía de gala para recibir a los más de 5000 jóvenes que nos dábamos cita para disfrutar juntos compartiendo nuestra fe.

 

En ambos encuentros tuvimos la posibilidad de disfrutar de la representación del musical “Para vos nací” que refleja la vida de Santa Teresa y que traslada a cada uno de nosotros la pregunta “Y tú… ¿Te atreves a seguirle?”

 

Durante los días del EEJ asistimos a diferentes charlas y mesas redondas en las cuales pudimos enriquecernos con testimonios y vivencias de personas muy diversas pero unidas por un mismo fin: querer vivir por Cristo, con Cristo y desde Cristo.

También tuvimos la oportunidad, gracias a la “Feria Vocacional”, de conocer diferentes congregaciones religiosas y cada una de sus realidades. Fueron varios los hermanos y hermanas consagrados que decidieron abrirnos sus puertas para conocerles un poco más y conocer cuál es su labor en la sociedad.

 

Asistimos a diversos talleres y pudimos conocer a numerosos cantantes católicos que emplean la música como principal herramienta evangelizadora. Son realmente muchas las personas que intentan transmitir cantando su propia experiencia de fe. Y esto pudimos corroborarlo en los conciertos que se organizaban cada noche como broche de oro de cada una de las largas y calurosas jornadas. Fueron conciertos especiales donde todos los allí presentes vibrábamos en una misma dirección porque en todo momento le hacíamos presente a Él, pues era Él quien nos había convocado y quien se hacía presente en cada gesto, en cada salto y en cada sonrisa compartida.

 

La última noche del EEJ (la noche del 8 de agosto) tuvo lugar una gran vigilia. Era increíble el enorme silencio provocado por la presencia del Santísimo entre nosotros. Parecía mentira que aquellos jóvenes que habíamos pasado los últimos días llenando la ciudad de Ávila de cantos y fiesta por todos los rincones hubiésemos conseguido ese clima tan propicio para orar juntos, en gran comunidad. Fueron unos minutos donde después de todo lo vivido tocaba dejarle hablar a Él y escucharle.

 

El domingo 9 de agosto, como ci

erre del EEJ, celebramos todos juntos la Eucaristía dominical. El Señor nos pedía que no apagásemos nunca la alegría que esos días de encuentro brotaba de cada uno de nosotros por los cuatro costados. Fue un momento especial de hacernos en Cristo y Cristo en noso

tros, acompañándonos y arropándonos unos a otros.

 

Y para los jóvenes del Carmelo, los días de vivencias compartidas aun no terminaban ahí, pues el lunes 10 de agosto comenzaba el ETI. Para nosotros fue un encuentro diferente donde

además pasamos a formar parte del equipo de voluntarios.

 

Al ETI se incorporaron grupos de la familia carmelitana de todo el mundo junto a los que pudimos recorrer los lugares más importantes y representativos en la vida de Santa Teresa.

 

Siendo Ávila el lugar principal del encuentro no podíamos irnos de allí sin visitar el convento de San José, La encarnación y La santa, y además realizamos una visita a Alba de Tormes donde se nos permitió recordar juntos los grandes momentos clave de la vida de Teresa.

 

También pudimos disfrutar de diferentes charlas y talleres, todos ellos cargados de la espiritualidad carmelitana que tanto nos une como gran familia carmelita. Pese a hablar diferentes idiomas todos nos entendíamos en Cristo, porque el lenguaje de Dios es universal y

centrado en una palabra comprensible por todos: el amor.

 

Como voluntarios de este encuentro tuvimos que desde guiar grupos hasta subir y bajar mesas y sillas de un lado para otro pero fue muy bonito encontrar que en cada palabra, en cada movimiento, en cada ges

to se percibía perfectamente que habíamos sido llamados por Cristo, y que cada acción del día se la regalábamos a Él.

 

Cada noche de este encuentro teníamos un momento de acción de gracias comunitaria mediante canciones y danzas. Además siempre muy presente en cada celebración ese sentimiento carmelita de la mano de quien para nosotros es maestra de oración: Santa Teresa.

Y de igual manera, la última noche del ETI, tuvimos un encuentro personal con Dios. Fue una vigilia donde se nos invitaba a la reflexión pasando por los tres momentos fundamentales que representan los escritos de La Santa: búsqueda, encuentro y envío. Y como ella misma dice “es tiempo de caminar” y el Señor nos ha regalado esos diez días de encuentro para que no nos los quedemos únicamente para nosotros sino para llevarlo a nuestros entornos, a nuestras familias, amigos, parroquias y comunidades de fe.

 

Verdaderamente tras lo vivido en ambos encuentros podemos decir que merece la pena ser Amigos Fuertes de Dios, porque Él es el único amigo, el amigo que nunca falla, el amigo que dio la vida por nosotros y que solamente nos pide que confiemos y que le sigamos con fuerza.

 

Tendremos siempre presentes esos diez días de vivencias compartidas pues han sido un regalo de Dios para con nosotros y ahora venimos con las pilas cargadas para poner en práctica todo lo aprendido y lo vivido, para llevarle a Él en cada acción de nuestro día a día y para mostrar que Jesús vive dentro de nosotros.

0
0
0
s2smodern