Reunidos por la fe en la ciudad de Santa Teresa

Es importante que, juntamente con los demás creyentes, formemos el gran "Yo" de la Iglesia, su "Nosotros" vivo, constituyendo así la gran comunidad de la fe (Discurso de Benedicto XVI, 7 de noviembre de 2006).

 

“La fe no sólo se cuida leyendo mucho o rezando mucho, la fe se vive… y hace falta vivirla. Vivirla en comunidad”

Con esta frase, hace no muchos años, un viejo catequista de confirmación intentaba tenderme la mano en una época en la que me encontraba yo lejos de Dios, tan lejos de Él que hoy por hoy casi me cuesta recordar a qué distancia de Él me encontraba.

Desde aquellos días poco a poco fui valorando lo que con los años había ido perdiendo casi sin darme cuenta, el vivir la fe en mi parroquia en comunidad, en auténtica comunidad. Mi vuelta a la parroquia y más aún mi vuelta a disfrutar de vivir la fe ha sido uno de los mayores regalos que Dios me ha hecho en mi vida, y sin duda los días que pasé en Ávila el pasado agosto han ratificado esto de forma superlativa.

Esos diez días -del 5 al 14 de agosto- me han servido no solo para confirmar la importancia de vivir la fe, de vivirla y compartirla, sino que además me han mostrado de forma patente la necesidad que tiene cualquier católico de sentir ser Iglesia junto a sus iguales, junto a personas que aun habiendo nacido a kilómetros de uno y con una cultura distinta, sienten el poder de un mismo Dios, la redención de un mismo Salvador, el amor de un mismo Padre. Tengo la certeza de que Dios nos regaló el Encuentro Europeo de Jóvenes (EEJ) y el Encuentro Teresiano Internacional (ETI) para que muchos diésemos una nueva vuelta de tuerca a la valorización de la comunidad en la vivencia de la fe, y a la importancia del sentimiento de pertenencia a una misma familia.

Alguien que no haya sentido la vivencia de compartir la fe con sus hermanos puede llegar a pensar que una experiencia tan íntima como la fe es incompatible con la idea de comunidad, podría verse la idea de “vivir la fe en comunidad” como un inconcebible oxímoron. ¿Cómo compartir algo tan profundo? ¿Cómo compartir algo tan íntimo con los demás?

Tal como nos dijo San Juan Pablo II en su Fides et Ratio, la fe no es cosa que pueda estar sujeta a la razón, es una segunda ala con la que el espíritu humano se eleva hacia la verdad, hacia Dios. La fe es una gracia, un regalo directo del Padre que para recibirlo basta con estar abiertos a Dios, con disposición a escucharle… Pero esa experiencia personal es necesario compartirla, insuflar nuestra fe a aquellos hermanos que más lo necesitan y dejarse llenar de las experiencias de los demás.

En este mundo individualista que nos ha tocado vivir, hemos olvidado en muchas ocasiones la idea de que lo personal puede estar estrechamente vinculado con lo común. Que la fe es parte de lo personal es una obviedad, pero disfrutemos de que aun siendo personal es un fenómeno colectivo.

¡Y qué maravillosos fenómenos colectivos fueron ambos encuentros! Compartir con los demás las experiencias religiosas; el escuchar testimonios de otras personas, amigas fuertes de Dios, que en ocasiones nos llevan algunos pasitos de ventaja en esa relación con Él… Es en sobremanera motivador y reconfortante. Es importante recordar todos los momentos compartidos, los de apacible oración y los de ruidosa fiesta; el compartir la misa y el compartir la mesa (bueno… el suelo durante el EEJ); las dudas y las certezas; y sobre todo compartir la alegría de ser cristianos. Recuerdo que en el taller de música del EEJ, donde se daba a conocer a gran cantidad de cantantes católicos -gracias Alfredo-, se insistía siempre en la importancia de que los cristianos tenemos que ser alegres… Y los jóvenes que asistimos al EEJ lo demostramos dese el primer día: a la hora de la comida, ante los contratiempos, la gente no respondió por lo general con grandes protestas, aguardaron su turno tocando guitarras, cantando, jugando… Cuando Raúl Tinajero nos pidió perdón aquella noche, de antemano sabía que el pequeño-gran fallo estaba perdonado. Si el salero se demuestra andando, el ser cristiano se demuestra amando, y por ende perdonando (importante añadir que la cuestión de las comidas se resolvió de forma espectacular, mis felicitaciones por cientos a la organización por ello).

Otro de los aspectos importantes de los encuentros fueron los entornos en sí en que éstos se celebraron: la ciudad de Ávila y Alba de Tormes.

En mi caso personal fue durante el ETI cuando más disfruté de este aspecto, pero sin duda siempre que un católico pise Ávila se regocijará al pensar que sobre sus adoquines pisó teresa, entre los muros de la Santa sentirá que jugó y aprendió a rezar en sus primeros años, entre los de la Encarnación pasó horas de oración, al igual que en San José, donde pasó horas rezando en los momentos más difíciles de la reforma de Orden Carmelitana. Y qué decir de Alba de Tormes, localidad a la que le fue concedida la gracia de dar sepultura la primera doctora de la Iglesia.

Estar en esos pedazos de Historia fue para mí una auténtica delicia, tanto como católico como amante de la Historia y del Carmelo Descalzo. Pero creo necesario incidir en que el privilegio de pisar y rezar dónde la Santa pisó y rezó transciende el mero hecho de la mitomanía romántica de un viaje al pasado, es una vivencia que inunda el corazón del orante de esa memoria de nuestros padres y madres que compartieron nuestra fe, nos hace recordar el camino que como comunidad milenaria el Señor nos ha hecho recorrer –desde el Deuteronomio se nos advierte respecto a esta importancia de recordar la propia Historia, así que imaginad si esto es importante-.

Podemos concluir, que los encuentros nos brindaron la oportunidad de encontrarnos y reencontrarnos con un sinfín de comunidades a las que pertenecemos: nuestros pequeños grupos (nuestros amigos de la parroquia, diócesis…), nuestro gran grupo formado todas esas personas que apenas conocíamos o desconocíamos completamente (que podían ser de tan cerca como nuestra diócesis, nuestra Comunidad Autónoma, o de nuestro país; o de  tan lejos como Bangalore o Tokio… con quienes apenas podías comunicarte a través de los gestos y la sonrisa) pero con las que sentíamos esa unión de quienes comparten una misma fe, y ese grupo al que pertenecemos junto a Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz y que en dos mil años de Historia ha dado infinidad de personas que han pasado por este mundo haciendo el bien: la Iglesia.

Ahora, con nuestras mochilas bien cargadas de los momentos vividos es tiempo de caminar. Que el amigo que tanto nos amó y sigue amando os bendiga.

0
0
0
s2smodern

Carmen de nuestra parroquia

alt

El martes 7 de julio dio comienzo la la tradicional novena a la Virgen del Carmen, patrona de nuestra parroquia, que este año fue predicada por el P. Pedro Saiz García (OCD) los actos culminaron con la fiesta del día 16.

Fueron nueve días en los que las celebraciones parroquiales centran su reflexión en torno a Nuestra Señora del Carmen, que durante todo el año intenta ser nuestro modelo a la hora de ser más fieles seguidores de Jesús.

Durante la novena la iglesia se va adornado como la ocasión se merece, las flores abundan, y las oraciones aumentan.

El día 16 a las 8 de la tarde comenzó la Eucaristía solemne, presidida por el obispo de la diócesis Monseñor Luis Quinteiro Fiuza, concelebrada con los Carmelitas de la Comunidad, a la que asistieron, además de multitud de devotos, autoridades civiles y militares: concejales del ayuntamiento, así como oficiales de la Armada, Policía Nacional y Guardia Civil, invitados por la comunidad de PP. Carmelitas, el Consejo de Pastoral Parroquial y la Cofradía de la Virgen del Carmen.

alt

El templo estaba hasta los topes, y fueron muchas personas las que tuvieron que seguir la celebración desde el exterior. Los niños que durante este año recibieron su Primera Comunión, tenían un lugar reservado en el presbiterio. La coral URECA, que este año estrenó un repertorio más Mariano, fue la encargada de cantar la eucaristía.

El obispo centró su homilía en torno a la devoción a la Virgen María y la forma de descubrir a Dios en lo sencillo, «Igual que el profeta Elias descubrió a Dios en una pequeña nubecilla».

alt

Continuó hablando de la fe de los hombres y mujeres del mar «Gente sencilla, que ante las situaciones difíciles se abraza a la Virgen del Carmen y le piden su protección». También expresó que esa actitud es la verdadera devoción a la Virgen: «Reconocer quién es María, el misterio que la envuelve y, por tanto, alabarla y dar gracias a Dios». El prelado recalcó que el amor de María «es un amor que debemos imitar todos».

Por último recordó que estamos celebrando el 500 aniversario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, quien supo descubrir los valores que transmite la Virgen del Carmen y contagiarlos.

Terminada la eucaristía, con una suelta de palomas dio comienzo la procesión que recorrió las calles del barrio.

alt

El trono de la virgen es sacado a hombros por un grupo de costaleros, que año tras año se va renovando, como vienen haciendo los últimos años, el grupo de jóvenes de la parroquia, "Descalzitos", saca a hombros la imagen del Niño Jesús de Praga, y un grupo regional acompañó a la Virgen durante todo el recorrido y ofrecieron como homenaje a a la patrona baile y música tradicional gallega.

alt

alt

 

Terminada la procesión, volvió la Madre a su templo, los fieles la recibieron entre aplausos y gritos de “viva la Virgen del Carmen”, como broche final, se procedió al canto de la Salve Marinera, que es el momento más emocionante de toda la celebración, al terminar el canto los costaleros alzaron el trono de la Virgen, es en este momento cuando todos los asistentes puestos en pie rompieron en una prolongada ovación.

alt

Antes de despedirnos, el párroco, P. Ángel, agradeció la asistencia del obispo, de las autoridades y fieles, así como el trabajo de todos los que año tras año hacen posible la celebración de todos estos actos, cada vez más concurridos.

 

0
0
0
s2smodern

Anuncio de las fiestas del año 2015

alt

La gloria del Señor se ha manifestado en Belén y seguirá manifestándose entre nosotros, hasta el día de su retorno glorioso.

Por eso os anuncio con gozo, hermanos y hermanas, que así como nos hemos alegrado en estas fiestas de la Navidad de nuestro Señor Jesucristo, nos alegraremos también en la gran celebración pascual de la Resurrección de nuestro Salvador.

Así pues, recordemos que este año la ejercitación de la Cuaresma, que nos prepara para la Pascua, comenzará el día 18 de febrero, miércoles de Ceniza, del 2 al 4 de abril celebraremos con fe el Triduo Pascual de la muerte, sepultura y resurrección del Señor Jesús.

El día 5 de abril será la Pascua, la fiesta más grande del año.

Y al cabo de cincuenta días, como culminación de la cincuentena pascual, el domingo 24 de mayo, celebraremos la solemnidad de Pentecostés, el don que Jesús resucitado hace a su Iglesia: su Espíritu Santo.

Cada domingo nos reuniremos para celebrar la Eucaristía conmemorando la resurrección del Señor, y veneraremos también la memoria de la Virgen en sus fiestas, y de tantos hermanos santos y santas que nos acompañan en nuestro camino.

Y ya al finalizar el año, el día 29 de noviembre, iniciaremos un nuevo año litúrgico con la celebración del domingo primero del Adviento de nuestro Señor Jesucristo.

A él todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos.

Amén.

 

Otras Fiestas:

Leer más:Anuncio de las fiestas del año 2015

0
0
0
s2smodern

Jornadas Teresianas

 

alt

0
0
0
s2smodern

Informe Cáritas Parroquial

¿Qué haces con tu hermano? Es el lema que este año nos presenta Cáritas. Millones de personas ven pisoteada y negada su dignidad al serles sustraí­dos los más elementales derechos: alimentación, trabajo, vivienda, salud, educación.  Millones de personas viven descartadas, excluidas, aisladas en las cunetas de nuestra sociedad.

Ante esta realidad, el Papa Francisco ha advertido del peligro de la globa­lización de la indiferencia: “nos hemos habituado al sufrimiento del otro, no nos concierne, no nos interesa, no es asunto nuestro”.

 

De ninguna manera podemos ser ajenos ante este clamor de los pobres. Ni ante Dios, ni ante ellos, ni ante nosotros mismos. De este silencioso clamor surge la pregunta que desde las más profundas esencias evangélicas debe golpear nuestros corazones:

¿QUÉ HACEMOS CON NUESTROS HERMANOS?

Leer más:Informe Cáritas Parroquial

0
0
0
s2smodern